Make your own free website on Tripod.com
   
 
 

 

     

Andrés Calamaro
Nadie sale vivo de aquí

por Luis Somenzini

Comienzo diciendo que esto no será una crítica. Las considero aburridas, por eso lo que leerán a continuación es lo que siento al oír el disco (que puede ser distinto cada vez que lo haga).
Empieza el tema homónimo. Andrés tenía otra voz (bastante menos contaminada). Sigue Pero sin sangre. Una viola hermosa. Bien rocanrol. Me imagino un pogo de la puta madre. Voy a empezar a oír este tema cada vez que me quiera poner pilas. Para Vietnam. Una joyita para toquetearse. Viene Pasemos a otro tema. Melodía bien dulce Marca Calamaro. Aparece Con la soga al cuello. Casi hablado. Aparece alguien, creo que Vicentico. Este discman trolo salta y salta. El precio de la fama (¡ay! ¡qué palabra!). Tema 6: No tengo tiempo: "y las canciones las compongo caminando, entonces algunos versos se me van". "Soy un extranjero en mi propia casa, y eso no tiene perdón." Temazo. Un poquito español. Sigue Señoritas. Me recuerda esas películas de twist de los 50´. Una historia que posiblemente le ocurrió.  El 8 es Adiós, amigos, adiós. Para cantarla bastante bebido. Una preciosura. Me dan ganas de degustarme un birrín. Termino esto y bajo al súper. Viene Ni hablar. Saxo bien alto. Sin dudas, de los 20 temas que más me gustan. ¡Qué pedazo de voz! Sigue Una deuda del corazón. El corazón le jugó una mala pasada. Para cantarla revoleando la remera. 11: No me vuelvas la espalda por eso. Pasa. 12: Señal que te he perdido. Muy dulce. La melodía del estribillo me resulta impresionante. Termina bien arriba. Otra vez saxo (bárbaro). Me encantó. El penúltimo es otra versión de Vietnam. Cantan Andrés, Cerati y Fito. Me gustó más que la primera. Termina el disco con Dos romeos. Batería programada. Hablado. La historia de dos siameses: Barry y To
m, pero con tres cabezas.

© perdidos - todos los derechos reservados